Sobreponerse al rechazo


Amar a otra persona y formar una familia, pertenecer a un grupo, sentirnos queridos y reconocidos es parte de la vida y debemos aceptar que todos en distintos grados y maneras lo necesitamos. Dicen que tiene relación con un instinto, dado que en un pasado primitivo ser parte de una tribu nos garantizaba sobrevivir. El asunto es que mientras buscamos obtener todo lo anterior cada intento fallido lo consideramos un fracaso, un rechazo, nos duele y sobreponerse al dolor que genera el rechazo no es fácil.

¿Qué sucede cuando nos esforzamos demasiado en agradarle al otro? Nos perdemos a nosotros mismos. Astrológicamente el eje de Aries y Libra; signos opuestos y complementarios simbolizan el eje de la identidad ¿Quién soy? Y ¿Quién soy yo con otro?. Cuando buscamos pertenecer a un grupo adoptamos sus formas, sus creencias  y sus pautas de comportamiento si lo hacemos de manera consciente, es una elección, pero si no nos damos cuenta de lo que estamos adquiriendo parte de lo que adoptamos puede ir en contra de  nuestra propia esencia y ahí es dónde nos desequilibramos, perdemos fuerza y seguridad en nosotros mismos y una crítica o un rechazo se transforma en una gran herida.

¿Qué sucede cuando sólo vemos nuestros propios intereses? Nos perdemos de ser felices. Somos naturalmente seres sociales y necesitamos compartir nuestra rutina, nuestros miedos, nuestros sueños con otros. Por eso hay algo interno que nos impulsa a buscar el amor y el reconocimiento de otros, no solo el instinto gregario nos impulsa a compartir.
Suena lógico y racional decir que lo adecuado es buscar un equilibrio entre ambos puntos; sin embargo hacerlo no es fácil. Astrológicamente la clave está en lo que llamamos la cruz cardinal, y esto se traduce en: para conocer quién eres, primero debes reconocer de dónde vienes, cuales son tu propias verdades, luego relacionarte con el otro teniendo presente que das, qué necesitas y que da y qué necesita el otro, para eso recuerda preguntarle al otro. Suponer es uno de los principales errores que comentemos.

Recuerda date el tiempo para conocer tus fortalezas, tus necesidades y las necesidades del otro, así tendrás mayor claridad para evaluar cuando te sientas rechazado.



Comentarios

Entradas populares