Estres ¿Se acaba alguna vez?


¿Cuál es la diferencia entre tensión, presión, impulso y estrés? En términos simples parece que la respuesta fuese "depende", depende de quién lo viva porque la diferencia no sé si es el evento o la situación o si es más bien el cómo una persona vive un evento y una situación. En general parece ser que cuando la tensión y el impulso sobrepasan los niveles que la persona es capaz de manejar se transforman en lo que denominamos estrés básicamente porque se transforman en una amenaza y entramos en modo de sobrevivencia.

Astrológicamente a  modo muy general podemos decir que hay dos tipos de estrés, uno que viene desde nuestro interior (tensión) y otro que viene desde afuera (presión), ambos pueden aparecer en distintos grados y en distintas áreas de nuestra vida y en distintos momentos.  A veces no pasa nada y afuera está todo tranquilo; sin embargo, en nuestro mundo interno estamos viviendo un nivel de tensión e insatisfacción que genera una gran presión de cambio y resistirnos a esa tensión interna nos genera estrés, nos enfermamos, estamos irritables y no conseguimos vivir plenamente nada de lo bueno que nos pasa, ni valorar la hermosa vida funcional que tenemos.

Por otra parte hay otras épocas en las que tenemos tal nivel de conflicto con otras personas, con deudas, con situaciones que no podemos manejar y que nos exigen un agrado de respuesta mayor al que podemos dar. Este tipo de situaciones nos presionan a cambiar, a resolver y a dejar atrás. Son ese tipo de situaciones que vivimos como perder o perder.

Cual sea el tipo de estrés que este viviendo ya sea interno o externo puedes aprovechar el cambio que está generando y utilizarlo como impulso hacia donde tú quieres dirigir tu vida. Aquí te doy tres simples pasos:
  1. Identifica si las decisiones o resoluciones están ligadas a un tiempo límite.
  2. Anota el resultado positivo que tú esperas.
  3. Enumera los recursos disponibles para resolver la situación o crear las acciones que deseas activar.
Normalmente creemos que todo se resuelve con dinero, pero olvidamos que el principal recurso de un ser humano es su energía, por lo tanto el primer paso para disminuir el estrés es darnos cuenta dónde estamos poniendo nuestra atención, nuestra energía.

Obsérvate, esa es la gran diferencia entre una persona que vive a una que sobrevive.





Pd: A veces olvidamos que el mundo funciona diferente cuando recordamos que somo una pequeña parte de algo mayor y siempre hay algo que nos cuida y que la vida tiene un ritmo natual aunque no lo comprendamos ni lo podamos manejar.

Comentarios

Entradas populares