Ir al contenido principal

Entradas

Destacado

Aviones y cambios

Como muchas personas, amo viajar. Algo generan las salas de embarque de los aeropuertos en mi mundo interno. Creo que 499 de mis 500 neuronas se ponen inmensamente feliz. Así como algunas personas andan con la vestimenta de casamiento bajo el brazo yo ando con la maleta bajo el brazo. Toda inversión o gasto que voy a  realizar la comparo con ¿Dónde podría ir con esa plata?. En fin me gusta mucho viajar, pero más debo detallar que en realidad me gusta estar en lugares nuevos, en plazas, bares, restaurantes, caminar por calles, ver gente nueva (no necesariamente conocer, prefiero sólo observar). Me encantan las calles y caminar sin prisa, sin obligaciones de llegar a algún lugar o pensar que voy tarde (como habitualmente lo es en mi vida cotidiana). Las fachadas de los lugares ocultan mundos enteros, vidas enteras.
Y aunque no me gusta mucho el acto en sí de volar en un avión, las revelaciones que he tenido en vuelo me han cambiado la vida. Creo algún efecto similar al LCD genera en mí…

Últimas entradas

Los hombres y las emociones

El arte de generar terceras opciones

Soñar

Respuestas

Aprender a recapacitar

Dos grandes claves para gestionar la incertidumbre

Tres claves para manejar el estrés laboral

Perdón

Futuro Probable

Chomsky & Desperate Housewives